Hay algunos hábitos que estropean tu sonrisa y aunque hayas nacido con una sonrisa de cine pueden deteriorar tus dientes y encías. Estos son los más frecuentes en adultos:

  1. Morderse las uñas, lápices, horquillas, botones,…
  2. Fumar
  3. Piercings

 “Una vida larga y saludable no es un accidente. Comienza con buenos genes, pero depende de los buenos hábitos” Dan Buettner

MORDISQUEO DE UÑAS

¿Tienes la costumbre de morder objetos o uñas cuando estás nervis@? Para morderte las uñas, labios, horquillas,… llevas la mandíbula hacia adelante y el menisco que existe entre el hueso del cráneo y la mandíbula se va deformando, el hueso se desgasta y empiezas a tener dolor al masticar, chasquidos, crujidos en la articulación,…además de estropear las uñas y ser la causa de fracturas en los dientes.

 Si no puedes dejarlo, quizás puedas cambiar este hábito por otro como llevar un muñequito que puedas estrujar en el bolsillo y “machacarlo” cuando te entre la tentación de morderte las uñas. Puedes utilizar esmalte de uñas amargo que venden en la farmacia o ponerte uñas de gel pero todo esto sólo funciona si tú quieres dejarlo. En realidad es un síntoma de estrés, provocas una distracción para evitar enfrentarte a lo que te estresa quizás si te enfrentas a la situación (examen, cita,…) verás que “no era para tanto”.

FUMAR

¿Lo tuyo es el tabaco? Al fumar ya sea tabaco o marihuana, el calor deshidrata tus glándulas salivares y se produce esa sensación de “boca seca”, la saliva tiene unas enzimas que protegen a tus encías. Cuando la saliva es escasa el tejido blando se inflama y se forman “bolsas” entre tus encías y tus dientes que se rellenan de bacterias, estas bacterias producen una inflamación que acaba atacando al hueso que sujeta a los dientes.

El hueso desaparece por la agresión y las encías bajan, acercándose hasta donde está el hueso. Es normal que te notes que las encías te sangran al cepillarte y que empiezan a aparecer “triángulos negros” o partes de la raíz del diente al descubierto, además del mal aliento y manchas en los dientes que no son nada atractivas.

 Con el hábito continuado del tabaco comienza la pérdida de dientes y muelas. Conservar tus dientes en buen estado con una sonrisa sana y fuerte requiere cambiar tus hábitos.

Además la enfermedad de las encías (Enfermedad periodontal) está relacionada con problemas cardiovasculares, partos prematuros, disfunción eréctil,…

 Dejar el tabaco cuando llevas mucho tiempo fumando es difícil, ya sabes que la nicotina es adictiva, pero si realmente quieres dejarlo puedes buscar ayuda en asociaciones, médico de cabecera, hipnosis, con parches de nicotina… utiliza lo que funcione mejor para ti, recuerda que no sólo te beneficias tú de este cambio sino también tu familia.

Recuerda beber mucha agua para mantener la boca hidratada, evitar bebidas calientes, cepillarte los dientes con frecuencia, usando hilo de seda y colutorios antisépticos y acudir a tus revisiones con el dentista/especialista en encías con regularidad.

PIERCINGS

¿Estás pensando en ponerte un piercing en la boca? Los piercings sobre la lengua tienen un riesgo alto de infectarse, las microvellosidades que rodean a las papilas gustativas están llenas de bacterias, que a veces se tiñen de blanco, verde o amarillo según el tipo de microorganismos que predominen en la boca, recuerda que si tu lengua está sana tendrá un color rosado. Utiliza enjuagues antisépticos después de cada cepillado (incluyendo a la lengua) y hasta que cicatrice evita el tabaco, alcohol y grasas.

Una vez colocado el piercing, como la lengua es un músculo y no para de moverse el piercing poco a poco se va empujando hacia delante, hacia la punta de la lengua. Al hablar, masticar, tragar, besar,… los piercings golpearán contra la encía o dientes, pudiendo producir micro fracturas que debiliten la estructura del esmalte y faciliten que después acaben en un diente roto o pérdida de la encía que recubren las raíces de los dientes.

Si ya lo llevas puesto, extrema la higiene manteniéndolo limpio y libre de restos de comida, utiliza enjuagues antisépticos después del cepillado y comprueba periódicamente el ajuste del cierre para evitar atragantamientos.

Si quieres hacer de tu sonrisa algo diferente los brillantes o gemas dentales que se pueden incluso personalizar al estar adheridos al diente y ser pequeños no irritan las encías y pueden adornar tu sonrisa de manera única y diferente.

Tus hábitos determinan la calidad de tu vida. Denis Waitley

¿Tienes algún hábito que no tengas claro si te está afectando a la salud de tu boca o no? ¿Quieres renovar tu sonrisa? Llámanos al 952 777747 y te explicaremos mejorar y mantener tu sonrisa en las mejores condiciones.

Compartir