Si te vas de vacaciones este verano, ¡¡tus dientes también viajan!! Recuerda llevar contigo:

  1. Bolsita de aseo o un estuche

Primordial para llevar todo lo necesario, lo ideal es que sea pequeño y no te ocupe mucho espacio. Te dimos uno al iniciar el tratamiento, si lo has perdido pregúntanos y te proporcionaremos otro.

     2. Cepillo de dientes 

Aunque comas de “tapas” o estés de excursión llévalo a mano.

Si llevas brackets, ya sean por detrás de los dientes o cementados por fuera, te recomendamos es utilizar un cepillo especial para ortodoncia que tiene las cerdas del centro más cortas que las de fuera (en forma de V) para poder limpiar mejor por encima y debajo de los brackets.

Si llevas ortodoncia con alineadores transparentes, el mejor cepillo es igual que si no llevaras ortodoncia, es decir, un cepillo medio o suave con la cabeza pequeña que te permita acceder bien a todos los rincones.

Si utilizas cepillo de eléctrico puedes llevártelo con su funda asegurándote de que la batería está cargada al 100% aunque ten en cuenta que si vas a estar haciendo excursiones y de acá para allá mejor llevar un cepillo manual que te pesará menos.

 

      3. Pasta dentrífrica de viaje

 Las pastas de viaje son muy cómodas para llevar en el bolso o mochila y entrarán perfectamente en un neceser o estuche pequeño.

Puedes recoger la tuya en la consulta, ya saber que siempre las tenemos disponibles cuando vienes a revisión.

Lo importante es igualmente la cantidad de flúor que aportan, en caso de tener encías sensibles puedes usar pastas con Triclosan u otro desinfectante suave. En caso de tener sensibilidad, Prevdent tiene una línea de pastas y colutorios que van genial para remineralizar el esmalte y sirven tanto para evitar las caries como para solucionar la sensibilidad. Las puedes conseguir a través de la consulta ya que no se venden en farmacia.

  1. Cepillos interproximales

Estos cepillitos van fenomenal para limpiar entre los brackets y el arco. Se usan de manera diferente que en pacientes sin ortodoncia ya que los usamos solo para limpiar alrededor de los brackets.

En la parte anterior los puedes usar rectos y en la parte posterior los puedes doblar con el dedo para que te sea más fácil acceder a la zona entre los molares.

Es conveniente cambiarlos cada mes así que incluso si te vas de campamento 1 mes o a un curso de idiomas con 1 ó 2 (por si tienes algún “accidente” y se te cae o pierde) es suficiente.

 

     5. Colutorio

En caso de tener unas encías y dientes sanos lo importante es la cantidad de flúor que aportan, para estar seguros es mejor compararlos en las farmacias y no en el supermercado. Los que son específicos de ortodoncia te pueden ser muy útiles, puedes encontrarlos en distintos sabores (fresa, menta, manzana,… elige el que más te guste).

En la consulta te damos botellitas de muestra que puedes rellenar para poner en tu bolso si necesitas cepillarte fuera de casa.

Si tienes problemas con las encías te recomendamos utilizar un colutorio que contenga Triclosán para favorecer la eliminación de las bacterias. Prevdent también tiene colutorio en su línea de prevención de sensibilidad y caries.

No utilices colutorios con alcohol que resecarán tu mucosa y acaban irritando las mucosas.

     6. Cera de ortodoncia

Aunque ya lleves meses de tratamiento y no hayas tenido nunca necesidad de usarla es ¡fundamental! porque justo que estés en mitad del desierto haciéndote la foto de tu vida para que algo se salga de su sitio.

Es como el paraguas. Si lo llevas, seguro que no te hace falta pero es mejor tenerlo a mano y que no tengas algo pinchándote y dándote el viaje.

Acuérdate de reponerla cuando vengas a la consulta o pásate a por ella para preparar tu kit.

7. Elásticos intermaxilares

Si se te ha recomendado que las uses recuerda echar la bolsita en tu neceser para cambiártelos cuando te haga falta.

8. Clorhexidina en gel

Por si de tanta charleta acabas con alguna llaga, llévate el tubo de gel para ponértelo en la heridita y que se cure en 1-2 días.

9. La mejor manera de evitar imprevistos es con la prevención:

Recuerda que para comer, te recomendamos evitar todo lo que no puedas pinchar con un tenedor, y las cosas pegajosas (caramelos de café con leche, sugus, chicles,…)

10. Lima de uñas

Si llevas alineadores de ortodoncia, alguna vez (rara) puede ocurrir que un borde del alineador no esté lo suficientemente pulido y te roce, en ese caso puedes utilizar una lima de uñas (mejor nueva) y limar el canto que te esté molestando.

Compartir