I Parte: CEMENTADO DIRECTO

Si has elegido realizarte el tratamiento de ortodoncia con brackets ya sean estéticos, metálicos o con brackets linguales (cementados detrás de los dientes) probablemente te preguntas como se adhieren los brackets a los dientes.

Los brackets son como “asas” que se fijan a tus dientes y nos sirven de sujeción para poder moverlos. Una vez que se termina tu tratamiento de ortodoncia hay que retirarlos así que para cementarlos necesitamos un material que sea lo suficientemente potente como para que la unión al diente dure tanto como el tratamiento pero que permita que te lo podamos despegar el final del tratamiento.

Antes de nada si los dientes tienen sarro sera preciso hacer una cita de limpieza con tu dentista unos días antes de la colocación de los brackets, porque al limpiar el sarro cercano a la encía se puede humedecer la superficie de tus dientes y el cementado se hace muy difícil.

Contando con que no hay sarro, comenzamos limpiando la superficie de tus dientes en la que se va a cementar el bracket, con pasta de profilaxis o polvo de piedra pómez. Seguidamente te colocamos unos separalabios para aislar bien la superficie de tus dientes y que no te mojen con la saliva.

Después colocamos un gel que favorece la retención mecánica en la superficie del esmalte dental, lo dejamos actuar 30 segundos. Si tuvieras una corona de porcelana, zirconio o metal utilizaríamos un gel diferente para preparar la superficie y lo dejaríamos más tiempo.

Lavamos y secamos el gel, según el tipo de adhesivo que usemos unas veces vamos a pincelar un imprimador (como un barniz) sobre la superficie de tus dientes y brackets y otras veces únicamente usamos el composite directamente.

La superficie de los brackets viene con una malla o con un arenado que sirve para facilitar la adhesión mecánica además de la adhesión química que va a ocurrir entre el composite, bracket y esmalte.

Una vez que los brackets están preparados con el composite, se llevan a tu boca con unas pinzas que tienen los extremos muy finos, cementándolos de uno en uno en el centro de la corona del diente o todos a la vez cuando usamos cubetas de transferencia, depende del tipo de brackets que estemos utilizando.

Los cementos se endurecen al activarlos con luz, el proceso se llama foto-polimerizacion. Igual ya estás familiarizad@ con este proceso, porque también se utiliza para hacer empastes y tiene una luz azulada. Esta lámpara actúa en 5 segundos, así que hacemos un barrido uno a uno por cada bracket para asegurarnos de que todos están bien adheridos.

Una vez que hemos terminado de cementartelos ponemos el arco en la ranura y ¡empieza tu tratamiento!

 ¿Es molesto colocar los brackets? Quitando que vas a estar un rato con la boca abierta y los labios estirados para que no haya humedad y la adhesión sea fuerte. No, el acto de adherir los brackets a los dientes y la luz que se da para endurecer el composite no molestan nada de nada.

Si te quieres ver tus dientes bien alineados y te gustaría saber qué tipo de tratamiento se adapta mejor a ti, el tiempo aproximado de duración y el presupuesto puedes hacer una cita gratuita con nuestros doctores en el 952 77 77 47. ¡Ha llegado la hora de estar orgullos@ de tu sonrisa!

 

Compartir